viernes, 9 de enero de 2015

Referencias históricas del Culto de Renovación del Pacto

Identidad wesleyana: Culto de Renovación del Pacto


Una de las tradiciones más antiguas y distintivas de la liturgia metodista en todo el mundo es el Culto de Renovación del Pacto; un servicio especial que, por lo general, se celebra el primer domingo del año o incluso en las vigilias del 1 de enero.

Con algunas ligeras variaciones, la Oración del Pacto es la siguiente:


"Ya no soy mío, sino tuyo. 
Empléame para lo que Tú quieras, en el lugar en que tú quieras; 
sea para cumplir alguna tarea o para sobrellevar algún sufrimiento; 
permíteme ser utilizado por ti, o dejado de lado por ti; 
exaltado por ti o humillado por ti; 
déjame tener abundancia o padecer necesidad; 
tenerlo todo o no tener nada; 
libremente y de todo corazón 
someto todas las cosas a lo que a ti te plazca 
y a lo que tú dispongas”.  


Esa es la versión que se mantiene desde 1780 y fue escrita por John Wesley. Pero ¿cuál es el origen de este texto y del servicio mismo?

En 1663 un puritano inglés llamado Richard Alleine publicó la obra Vindiciae Pietatis: Or, A Vindication of Godliness con algunas instrucciones para la renovación de un Pacto con el Señor; el texto fue elaborado originalmente por su yerno, Joseph Alleine. Casi cien años más tarde, en 1753, John Wesley publicó una nueva edición del libro en su conocida Biblioteca Cristiana.

Dos años más tarde, el 11 de agosto de 1755, Wesley adapta uno de los capítulos del libro de Alleine para realizar oficialmente el primer servicio de Renovación del Pacto. Aunque la Dra. Karen B. Westerfield, profesora de Duke University Divinity School, sostiene en su libro  American Methodist Worship que se tiene referencia de que entre los años 1747 y 1748, John Wesley ya había celebrado los servicios del Pacto, pero de una manera más sencilla.

Transcurrieron los años y el Servicio del Pacto se fue extendiendo por diversas regiones y se hizo parte de la identidad wesleyana. Alrededor de 1778, uno de los himnos de Charles Wesley fue usado en estos servicios y empezó a ser llamado el Himno del Pacto y es cantado hasta hoy.


“Vengamos ya en unidad,
la gracia a recibir;
el Pacto eterno con Jesús,
Mesías, Redentor.

Señor Jesús, por tu poder,
alzamos nuestra voz;
una promesa hacemos hoy,
vivir por nuestro Dios.

Al Pacto que hacemos hoy,
demos fidelidad;
siguiendo siempre al Señor,
viviendo en su amor.

A ti, Señor, cantamos hoy,
el Pacto al renovar;
Señor Jesús, escúchanos
y con nosotros ven. Amén.”


(Cántico del Pacto. Tomado de Festejamos juntos al Señor. Libro de Celebraciones de la Iglesia Evangélica Metodista en América Latina).


En 1780, John Wesley publica la segunda edición del documento Direcciones para la renovación de nuestro pacto con Dios, en el que instruye a los hermanos acerca de los pasos que debe seguir un cristiano para renovar su pacto con el Señor (Tomo IX de las Obras de Wesley, editadas por Wesley Heritage Foundation; puede descargarlas gratuitamente desde aquí). 

Las palabras finales de Wesley en este texto son: “Aconsejo que este pacto sea hecho no únicamente en el corazón, sino de palabra; no únicamente de palabra, sino por escrito y que, con toda la reverencia posible, presenten el escrito delante de Dios como su testamento. Cuando hayan hecho esto, pónganlo en lugar seguro, consérvenlo como un memorial del solemne acuerdo que se ha sellado entre Dios y ustedes, para que puedan tener un auxilio en momento de dudas y tentación”.




Aviso
Si usted desea reproducir este artículo, favor colocar el siguiente texto:

Sandro Izaguirre S.
Periodista
Comunicaciones IEW-LA

2 comentarios:

  1. gracias a la sociedad por disponer de esta traduccion del convenio, habia estado buscandola porque a mi parecer capta el estilo del escrito original. bendiciones.

    ResponderEliminar