miércoles, 11 de febrero de 2015

Cómo funcionan los Grupos de Pacto de Discipulado (Segunda parte)

Grupo de Pacto de Discipulado: Instituto de Estudios Wesleyanos

















En una entrega anterior hablamos acerca del origen de los Grupos de Pacto de Discipulado: cómo se gestaron y qué cambios tuvieron en el tiempo, cuál fue su influencia para el fortalecimiento del movimiento Metodista y de qué manera impactó en la experiencia personal de cada miembro.


Ahora nos ocuparemos del funcionamiento de los Grupos de Pacto de Discipulado en la actualidad. Por lo general el grupo se componen de entre seis y siete personas que se reúnen semanalmente por una hora con el propósito de sostenerse unos a otros mutuamente. Algunos grupos se conforman por hombre y mujeres, otros son solo de mujeres o solo de hombres.
Los Grupo de Pacto de Discipulado están abiertos a toda persona de la congregación que tenga la voluntad de seguir el camino de Jesús y que, además, esté dispuesta a rendir cuentas de su andar con Jesucristo en el mundo.


Como encontramos en la página de nuestro programa de educación teológica E-Comunidad Wesleyana para las Américas:

El propósito de las reuniones semanales es la mutua rendición de cuentas y apoyo para el discipulado. El grupo es guiado por un pacto que los integrantes escriben, formado por la Regla General de Discipulado:


"Para dar testimonio de Jesucristo en el mundo y para seguir sus enseñanzas a través de actos de compasión, justicia, culto y devoción bajo la guía del Espíritu Santo".


Estos grupos tienen una eficacia comprobada para el crecimiento y el descubrimiento de nuevos líderes, pues son espacios seguros y abiertos, donde los discípulos de todas las etapas del camino al crecimiento espiritual comparten experiencias, haciendo suyos la atención a los demás.

Pero se debe resaltar que la labor de discipulado no se realiza durante una hora a la semana, sino precisamente en todo el tiempo restante de los siete días; la mutua rendición de cuentas y el apoyo que recibe el miembro del grupo lo mantiene consciente de lo que debe hacer como un seguidor de Jesús.


¿Cómo son las reuniones?
La mayoría de grupos inician la reunión semanal con una oración y haciendo una breve lectura bíblica. Pero no son estas acciones el objetivo principal de las reuniones, los miembros, sin duda, leen y estudian la biblia, pero en otro momento y otro espacio. Una vez que comienza la sesión, la dinámica central es la rendición de cuentas y el apoyo mutuo. 

Los grupos de Pacto de Discipulado NO son…


• Grupos de Estudio Bíblico
• Grupos de Oración
• Grupos de Encuentro
• Grupos Celulares
• Grupos que comparten
• Grupos de vecinos
• Grupos de servicio
• Grupos de defensa
• Grupos de Crecimiento
• Grupos de Extensión
• Grupos de ayuda


Los primeros pasos al formar el Grupo de Pacto de Discipulado en la congregación
En un documento de trabajo de la Iglesia Metodista Unida se refiere que los primeros pasos que debe seguir el líder cuando se conforman los grupos son:
  • Si su congregación está iniciando el Ministerio de Pacto de Discipulado, visite a su pastor o pastora y a los otros líderes para comprender sus esperanzas sobre las formas en que este programa va a satisfacer la misión de la iglesia y sus esperanzas para su liderazgo. 
  • Estudie los recursos para ideas cuando se va a iniciar un programa. Reúna a un grupo de personas interesadas para que le ayuden a planificar.
  • Asista a la reunión regular del Líder de Pacto de Discipulado para aprender a ayudar a los miembros de la clase en su discipulado.
  • Trabaje con otros líderes ministeriales en su congregación para desarrollar una lista de sugerencias para que los miembros de la clase practiquen actos de compasión, justicia, adoración y devoción cuando dan testimonio de Cristo en el mundo. 

El rol del líder dentro del Grupo de Pacto de Discipulado
El mismo documento se ocupa de las labores encomendadas a los líderes de los grupos
  • Reunirse semanalmente en un Grupo de Pacto de Discipulado.
  • Desarrollará un plan para contactar miembros de clase en forma regular para “vigilarlos con amor” (frase de Juan Wesley). Este contacto se puede hacer por llamadas telefónicas, cartas o visitas personales.
  • Motivará a los miembros de la clase a practicar justicia, compasión, adoración y devoción, a la vez ser testigos de Cristo en el mundo.
  • Conocerá los recursos para ayudar a los miembros de la clase a que se preparen cuando realizan sus actos de adoración, devoción, justicia, compasión y testimonio de Jesucristo.
  • Los líderes de clase se deberían reunirse una vez por mes con el pastor o pastora, el líder laico, y otros líderes de clase para planificar y desarrollar el Programa de Pacto de Discipulado de la congregación.
  • El líder de clase es responsable ante la Conferencia del Cargo a través del equipo de liderazgo.
Históricamente, los Grupos de pacto de Discipulado han sido de gran eficacia para el crecimiento espiritual de sus miembros, el fortalecimiento de la Iglesia y de la identidad wesleyana. Como hemos visto, esta dinámica vio la luz a raíz de un hecho circunstancial, pero fue precisamente en medio de la adversidad -una deuda económica- como Dios inspiró a sus hijos para que planteen soluciones y encuentren en la rendición de cuentas y la ayuda mutua la forma de enfrentar los problemas.


Aviso importante
Si usted desea reproducir este artículo, favor colocar el siguiente texto:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada