jueves, 14 de mayo de 2015

Cinco consejos de John Wesley para el canto en la iglesia


Consejos de Wesley para el canto en la iglesia



El Rev. John Wesley y su hermano, Charles Wesley, fundadores del movimiento metodista siempre reconocieron la importancia de la música en la prédica del evangelio. De hecho, Charles es uno de los más prolíficos y prestigiosos autores de himnos cristianos, muchos de los cuales se entonan hasta hoy en iglesias de todo el mundo. John Wesley también escribió acerca del tema. Hay todo un capítulo dentro de las Obras de Wesley: El poder de la música (9 de junio de 1779). Tomo IX. Espiritualidad e himnos. Notas al Nuevo Testamento. Y no es él único. Tiempo después escribió instrucciones sobre la forma como cantar en el culto para agradar al Señor.

¿Te has preguntado cómo cantar en la iglesia?


Reproducimos el texto de John Wesley:



Direcciones para el canto congregacional

Para que esta parte del culto sea más aceptable a Dios y de mayor provecho para ti y los demás, ten cuidado en observar las siguientes instrucciones: 

1. Canten todos. Procura reunirte con la congregación tan frecuentemente como te sea posible. No permitas que un poco de debilidad o cansancio te lo impida. Si tal cosa es una cruz para ti, tómala, y descubrirás que es una bendición.
2. Canta fuertemente y con vigor. No cantes como si estuvieras medio muerto o medio dormido. Levanta tu voz con fuerza. No tengas más temor de oír tu voz, ni más vergüenza de ser oído ahora, que cuando cantabas los cantos de Satanás.
3. Canta con modestia. No grites, como si quisieras sobresalir o distinguirte del resto de la congregación, para que no destruyas la armonía. Procuren todos unir sus voces a las del resto de la congregación para producir un sonido claro y melodioso.
4. Canta a tiempo. Cualquiera que sea el tiempo en que se cante, procura guardarlo, no te adelantes ni te atrases; sigue a las voces que guían y ve con su tiempo tanto como te sea posible. No cantes muy despacio. El arrastrar el tiempo es cosa natural en los vagos y ya es tiempo de que esa costumbre desaparezca de entre nosotros y de que cantemos todos nuestros himnos tal y como los cantábamos
al principio. 
5. Sobre todo, canta espiritualmente. Piensa en Dios en cada palabra que cantes. Que tu intención sea complacerlo a él antes que a ti mismo o a cualquiera otra criatura. Para lograr esto, pon mucha atención en el sentido de lo que cantas y cuida de que tu corazón no se envuelva demasiado con la melodía, sino ofrécelo a Dios continuamente, para que tu canto sea tal que el Señor pueda aprobarlo aquí y tú puedas recibir tu recompensa cuando venga de su gloria en las nubes.
(Tomado de Obras de Wesley. Tomo IX. Pag 241).

Puede descargar gratuitamente todas las Obras de Wesley desde la página web del Instituto de Estudios Wesleyanos - Latinoamérica. Presione el siguiente botón:


Obras de Wesley: descarga gratuita


AVISO IMPORTANTE:
Si desea reproducir este artículo, favor colocar al final el siguiente texto con su respectivo enlace:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada