martes, 16 de febrero de 2016

24. ¿Qué sucede cuando morimos?

El Metodista Pregunta: ¿Qué sucede cuando morimos?
Dr. F. Belton Joyner Jr.*

Se decía de los primeros metodistas que ellos sabían "cómo morir bien." Esto significa que esos creyentes enfrentaron la muerte con serenidad y preparación. Una tradición dice que las últimas palabras de John Wesley fueron "Lo mejor de todo es, Dios está con nosotros." Eso es morir bien. Philip William Otterbein dijo en su lecho de muerte: "Jesús, Jesús, me muero, pero tú vives, y pronto viviré contigo." Eso refleja un conocimiento seguro de que Dios no abandona a sus elegidos cuando los heraldos de la muerte vienen a hacer su trabajo.

Romanos 6:23 explica en detalle el contraste entre Dios y la muerte: "Porque la paga del pecado es muerte, mas el don gratito de Dios es vida eterna en Cristo Jesús nuestro Señor." En su comentario sobre Romanos 5:12 en las Notas explicativas ("La muerte vino por el pecado, y así la muerte pasó se esparció a porque todos pecaron"), John Wesley escribe que no había muerte, cuando no había pecado. La muerte vino porque Adán (¿todos nosotros?) pecó. Estas son declaraciones teológicas, no declaraciones biológicas.

A pesar de que la muerte es enemiga de Dios (y nos amenaza con separarnos de Dios), el testimonio bíblico es claro que nada, ni siquiera la muerte, puede separarnos del amor de Dios (Ro 8: 38-39). No es de extrañar que la tradición metodista unida es una de santa y expectante muerte. La promesa de Juan 11:25 ("Los que creen en mí, aunque mueran, vivirán") se lee en casi todos los funerales en los metodistas unidos. El servicio oficial de la Iglesia Metodista Unida de muerte y resurrección comienza, "Muriendo, Cristo destruyó nuestra muerte. Levantándose, Cristo restauró nuestra vida." (Vea las preguntas 63 y 64 para la exploración sobre el cielo y el infierno como signos de comunión con Dios o ruptura con Dios.)

La muerte es una confrontación con nuestra propia mortalidad, ya que, a pesar de que una persona moribunda está rodeada por familiares y amigos e incluso por la presencia de Dios, todos morimos uno a la vez y en ese sentido, solos. La muerte es verdadera y completa. El Nuevo Testamento no habla de una inmortalidad natural del alma, como si en realidad nosotros nunca muramos. Habla de la resurrección del cuerpo, la afirmación que se hace cada vez que declaramos el histórico Credo de los Apóstoles y el clásico Credo de Nicea. (Para las palabras de estos credos, consulte UMH, 880-82.)

Paul reconoce la dificultad de ver en el otro lado. En 1 Tesalonicenses 4: 13-14, él asegura que el Dios que levantó a Jesús de entre los muertos va a hacer lo mismo para los "hermanos y hermanas". ¿Qué parece tal cuerpo resucitado? Es un cuerpo espiritual (1 Cor 15:44). Con el fin de ser inmortal -tener vida eterna- debemos vestirnos de inmortalidad (1 Cor 15:53); es un nuevo regalo de Dios. Aquel que nos ha creado nos creará otra vez (2 Cor 5:17). Hay muchas cosas que no comprendemos por nuestra visión limitada (por ejemplo, Mat 22:30), pero sabemos que sea lo que sea, es lo que Dios sabe que es mejor. Tal vida comienza ahora.


Diez mil a sus eternas casas en este momento solemne vuelan, y estamos al margen de venir, y esperamos a morir. Incluso ahora por la fe unimos nuestras manos con los que iban delante, y saludamos a las bandas salpicadas de sangre en la orilla eterna.

Otra pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre la inmortalidad del alma y la resurrección del cuerpo?


*El Dr. F. Belton Joyner Jr. es ministro ordenado y miembro del Consejo Judicial de la Iglesia Metodista Unida. Es autor de "United Methodist Questions, United Methodist Answers: Exploring Christian Faith". Ver más acerca del libro AQUÍ

Traducido y publicado por el Instituto de Estudios Wesleyanos - Latinoamérica con permiso  del autor. Para reproducir, favor citar la fuente y al autor. Derechos reservados.

                                                                    Descargar PDF

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada