viernes, 5 de febrero de 2016

22. ¿La gente tiene libre albedrío?

El Metodista Pregunta: ¿La gente tiene libre albedrío?
Dr. F. Belton Joyner Jr.*

John Wesley y Charles Wesley, dos hermanos esenciales en el surgimiento del movimiento metodista, hacían lo que suelen hacer los hermanos: Discutían. La organización y predicación eran con frecuencia las herramientas utilizadas por John; la música y los himnos eran a menudo las herramientas utilizadas por Charles. (Él escribió más de seis mil himnos.) Una vez ellos tuvieron un debate sobre un himno escrito por Charles. John incluso se negó a incluir la estrofa infractora en los himnarios que él editó.

¿Qué causó este alboroto? En el himno "Solo excelso, Amor Divino" Charles había escrito: "Quitad nuestro poder para pecar." John golpeó el techo teológico (se molestó mucho). Él cuestionó la elección de las palabras; en efecto, dijo, "Si no tenemos poder para pecar, no hay sentido para nuestra obediencia." John ganó esa pelea; cuando los metodistas unidos entonan ese himno hoy, cantan, "quitad nuestra inclinación a pecar." (Otros himnarios, como los utilizados por los luteranos y presbiterianos tienen "quitad nuestro amor a pecar." El Himnario metodista británico y el himnario episcopal se adhieren a la solución original de John Wesley y omiten la estrofa por completo.)

¿Qué diferencia hace? Los Metodistas Unidos están en la tradición de Jacobo Arminio, quien insistió en que la gracia de Dios está universalmente disponible. Esta perspectiva es contraria a la creencia más estricta de algunos seguidores de Juan Calvino, que afirmaban que la soberanía de Dios significaba que Dios eligió -predestinó- a algunas personas para ser salvadas. Algunos de estos calvinistas incluso dijeron que la consecuencia de que esta comprensión era que Dios también eligió a los que serían condenados. Por el contrario, la consecuencia del Arminianismo es que como resultado de esta gracia universal, todos los seres humanos tienen libre albedrío para decidir si aceptan o no a Cristo.

Los Artículos de Religión (artículo VIII) y la Confesión de Fe (artículo VII) son transparentes al insistir en que este libre albedrío no es algo natural para los seres humanos; está disponible solo por la gracia de Dios. Pero es una gracia dada a todas las personas (Jn 1: 9). El Metodismo Unido rechaza cualquier perspectiva de los dones salvíficos de Cristo que no ponga a estos dones a disposición de todas las personas. El libre albedrío, otro don de Dios, hace posible que todas las personas puedan elegir a quién servirán (Jos 24:15).

La enseñanza de la Iglesia Metodista Unida sobre el libre albedrío es un complemento a la enseñanza acerca de la expiación universal. Si la salvación en Cristo no está disponible para todas las personas, entonces la expiación está limitada. Los Metodistas Unidos no podrían restringir el acceso a la expiación (ver pregunta 10). Dios le da a cada persona la libertad de aceptar o rechazar ese regalo.

Hay una sección en el Himnario de la Iglesia Metodista Unida dedicado a los himnos de invitación. ¿Por qué invitar a las personas si no son libres de venir? Cantamos estos himnos porque la gente tiene una opción, dada en la gracia de Dios como libre albedrío. 

                       Quita nuestra inclinación a pecar; Alfa y Omega sé; final de la fe 
así como su principio, pon nuestros corazones en libertad.

Otra pregunta: ¿Por qué alguien no elegiría aceptar el regalo de la salvación de Cristo?

*El Dr. F. Belton Joyner Jr. es ministro ordenado y miembro del Consejo Judicial de la Iglesia Metodista Unida. Es autor de "United Methodist Questions, United Methodist Answers: Exploring Christian Faith". Ver más acerca del libro AQUÍ

Traducido y publicado por el Instituto de Estudios Wesleyanos - Latinoamérica con permiso  del autor. Para reproducir, favor citar la fuente y al autor. Derechos reservados.

                                                  Descargar PDF


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada