viernes, 19 de febrero de 2016

25. ¿Qué es la gracia preveniente, justificante y santificante?

El Metodista Pregunta: ¿Qué es la gracia?
Dr. F. Belton Joyner Jr.*

John Wesley decía que la salvación era como una casa. "Nuestros principales doctrinas, las cuales incluyen a todas las demás, son tres: de arrepentimiento, de fe y de santidad. El primero de estos, nosotros consideramos, por así decirlo, el pórtico de la religión; la siguiente, la puerta; el tercero es la religión en sí" (Works, vol. 9, p. 227).

La primera parte del viaje a la salvación es el arrepentimiento (Mat. 04:17), lo que Wesley llama "el pórtico". El arrepentimiento es más que el remordimiento por el pecado; implica girar en una nueva dirección. Podemos llegar a ser conscientes de nuestra necesidad de arrepentimiento solo cuando la gracia de Dios suscita esa conciencia dentro de nosotros. La gracia de Dios hace el primer movimiento. En la herencia wesleyana, ese don inicial de la gracia se llama la gracia preveniente. (Preveniente significa "yendo antes".) Esta enseñanza enfatiza una conexión entre la ley moral y nuestra salvación, pero por causa de la gracia preveniente de Dios que nos mueve a arrepentirnos, este arrepentimiento no es una expresión de nuestras buenas obras, sino que es la actividad de la gracia de Dios en nosotros .

La siguiente parte del viaje hacia la salvación es la fe (Rom. 5: 1), que Wesley llama "la puerta". Es esta fe en Jesucristo que nos justifica (Gal. 3:24). Piense en el formato de un documento que está escribiendo en su computadora. Usted alinea (justifica) los márgenes. Justificación es estar alineado con Dios. No es algo que hacemos por nuestra cuenta; la fe misma es un don, y ya que nos justifica con Dios, el don se llama gracia justificadora. ¿Se hace esto de forma rápida o gradualmente? La respuesta es ambos. Cuando a Philip William Otterbein se le preguntó cómo llegó a ser llevado al evangelio, él respondió: "Gradualmente fui llevado al conocimiento de la verdad." Note la frase "fui llevado." Gradualmente o rápidamente, la justificación no es algo que nosotros hacemos; es algo que Dios hace por nosotros.

La tercera parte de la imagen de la casa de John Wesley es una vida santa; la casa en sí es una vida santa. Llegar a ser justificado no completa el viaje. Una vez que pasamos por la gracia a través de la puerta, estamos en la casa donde nuestras vidas van a ser vividas de acuerdo con el mandato de Dios que nos amemos unos a otros (1 Jn 3:11). Nosotros no somos capaces de hacer este tipo de buenas obras por nuestra cuenta; La gracia de Dios hace lo posible para que seamos santificados, para vivir vidas santas. Este don se llama la gracia santificante. Los Metodistas Unidos a veces son acusados ​​de enfatizar las buenas obras a expensas de la fe. ¡No es así! No hay nada en nuestras enseñanzas para argumentar que somos salvos por las obras. Lo que está claro en el pensamiento Metodista Unido es que donde hay fe, hay buenas obras (Santiago 2:17). Arrepentimiento (pórtico), justificación (puerta), santificación (casa), todo es posible por la gracia de Dios.


Roguemos por la sola fe, la fe que por nuestras obras se muestra; 
Dios es quien justifica, solo la fe la gracia se aplica.

Otra pregunta: ¿Qué parte de la casa de la salvación de Wesley es más difícil para usted?

*El Dr. F. Belton Joyner Jr. es ministro ordenado y miembro del Consejo Judicial de la Iglesia Metodista Unida. Es autor de "United Methodist Questions, United Methodist Answers: Exploring Christian Faith". Ver más acerca del libro AQUÍ

Traducido y publicado por el Instituto de Estudios Wesleyanos - Latinoamérica con permiso  del autor. Para reproducir, favor citar la fuente y al autor. Derechos reservados.

                                        Descargar PDF

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada